Analizan paso a paso  una nueva ley de agua

La subcomisión de Población y Ambiente sostuvo la tercera reunión con la participación de unas  15  entidades, entre  públicas y privadas, para unificar el texto del Proyecto de Ley 42 para reglamentar el uso de las aguas en Panamá.

Se tenía previsto cumplir con un cronograma de cuatro reuniones a fin de homologar todas las propuestas presentadas por los sectores; no obstante, debido a que se legisla sobre la permanencia de un vital líquido existe la posibilidad de aumentarlas.

En esta ronda se prosiguió con la metodología  de analizar y aprobar   las propuestas de modificación al proyecto que establece el marco regulatorio para la gestión integrada de los recursos hídricos de la República de Panamá, el cual consta de más de 100 articulados.

La iniciativa, que de primera mano surgió del diputado Elías Castillo,  conlleva a crear una legislación moderna  acorde con las nuevas exigencias sociales, económicas, políticas, culturales y espirituales, para lograr una verdadera protección del recurso hídrico basado en la gestión integrada.

Este aspecto de la  regulación del agua se rige a través del Decreto ley 35 de 22 de septiembre de 1966, considerada ya desfasada, por lo que se pretende facilitar la demanda de los servicios  básicos relacionados  con el recurso hídrico, tales como el agua potable, energía eléctrica,  riego y  manejo de las aguas servidas.

Por otra parte, también debido a este desfase han surgido  problemas relacionados con el sector agrario producto de la mala distribución de la tierra, atraso tecnológico y la ausencia de políticas coherentes con esta realidad, cuyos fenómenos  han comenzado a afectar la disponibilidad del recurso hídrico.

En este proyecto de ley se reconoce que hoy son más graves y recurrentes los problemas de inundaciones y las consecuentes pérdidas de importantes recursos naturales y humanos, la  agudización de  los problemas de contaminación de las aguas y el desarrollo desordenado de la actividad industrial y agropecuaria.

Además,  menciona  las dificultades en la disponibilidad del recurso en algunas regiones del país, lo que  ha conducido a una explotación desordenada e irresponsable de los recursos hídricos subterráneos, se incrementa el número de cuencas con serios problemas de degradación, lo que crea un escenario complejo  y preocupante para el futuro de este recurso estratégico, como lo es el agua.

Por Mm / Fotos Mirna Rogers