Asamblea realiza conferencia sobre derechos humanos y libre determinación

La Asamblea Nacional, en conjunto con la Comisión del Bicentenario del natalicio del doctor Justo Arosemena Quesada, realizó la Conferencia bajo el tema “Derechos Humanos y Libre Determinación, Justo Arosemena, Ricardo J. Alfaro y la Autodeterminación de los Pueblos“, en el marco de los 70 aniversario de la Jornada Nacionalista del 12 de diciembre de 1947.

La actividad puso de manifiesto el sentir de un grupo de estudiantes universitarios, quienes se apersonaron al Instituto Nacional, donde operaba en ese período la Universidad de Panamá, y combinaron acción para salir a las calles y luchar por el ignominioso “Convenio Filós Hines”, que permitía al gobierno de los Estados Unidos, la extensión de Bases Militares en el país, fuera aprobado en la Asamblea Nacional.

Durante su intervención el Defensor del Pueblo, Alfredo Castillero Hoyos, se refirió a esos momentos trascendentales en que la nación panameña, ha dejado de manifiesto su postura, y beligerancia por constituirse en un pueblo libre y soberano, los sucesos ocurridos el 12 de diciembre, abonarían esfuerzos a lo sucedido años más tarde, un 9 de enero de 1964.

Además se refirió Hoyos, a la postura beligerante asumida por estos proclives hombres, don Justo Arosemena, creador del Estado Federal, considerado “Padre de la nacionalidad panameña”, y Ricardo J. Alfaro, quien participó en el año de 1948, de la redacción, adopción y traducción al español de la “Declaración de los Derechos Humanos”, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Por su parte el diputado Luis Eduardo Quirós, presidente del Comité Organizador de la Conmemoración del Bicentenario del Nacimiento de Don Justo Arosemena, destacó la valiosa participación del Defensor del Pueblo, en donde hizo referencia de la participación directa que tuvieron tanto Justo Arosemena como Ricardo J. Alfaro, sobre aspectos imperativos de los derechos humanos.

Finalmente agradeció a los presentes y sostuvo que la vida llevada por estos hombres, apegados a la ley, bajo el principio de la honestidad y el respeto al bien común, son actitudes que todos podemos asumir, cuando reconocemos con dignidad, de que la patria se engrandece en la medida que trabajamos, no para servirnos de ella, sino para servirle.

Por: Felipe Agudo Guerra / Fotos: Ixchel Despaigne